lunes, 29 de septiembre de 2014

COCINA CON CERVEZA: CARRILLERAS A LA ROCHEFORT 8

Hoy compartimos una receta que teníamos ganas de daros a conocer desde hace tiempo. Las carrilleras se han puesto de moda, y hay que aprovechar el tirón para hacer algún experimento con cerveza, ya que, como todos sabemos, la carne de este tipo, marida perfectamente con cervezas de tipo doble belga. Pues bien, para el plato que hoy os proponemos, utilizaremos la ROCHEFORT 8, una conocida cerveza trapense que como podréis comprobar, le da un gusto espectacular a la carne. Como toque exótico y curioso, os proponemos un puré de mango de acompañamiento, aunque será cuestión de cada uno cocinarlas al estilo clásico o con el toque moderno.

CARRILLERAS DE CERDO A LA ROCHEFORT 8

- 2 o 3 carrilleras por persona
- 2 puerros
- 1 cebolla
- 2 zanahorias
- 1 pimiento rojo
- 2 tomates
- 2 dientes de ajo
- 75cl de cerveza doble de abadía
- Tomillo
- Harina
- Aceite
- Sal y pimienta

Para empezar, deberemos limpiar bien las carrilleras, aunque normalmente será el carnicero el que haga este trabajo. Las podemos trocear o dejar enteras, aunque en nuestro caso, hemos preferido trocearlas. Salpimentamos, las pasamos por harina y las freímos en una sartén con un poco de aceite hasta que estén doradas por los dos lados, las sacamos a un plato y las reservamos.
Para la salsa, troceamos las verduras en trozos no demasiado pequeños, cubrimos el fondo de la cazuela con aceite, y sofreímos todo durante 20 minutos, o lo que haga falta, hasta que esté la verdura bien pochada.
Una vez pochada, ponemos las carrilleras en la cazuela, añadimos las hierbas aromáticas, y añadimos la cerveza. Salpimentamos, tapamos con la tapadera y dejamos cocer a fuego lento durante unas dos horas, hasta que la carne esté tierna. Vigilamos que no se sequen en toda la cocción, y si hiciera falta, añadimos un poco de agua, o un poco más de cerveza.
Sacamos las carrilleras de la cazuela y trituramos la salsa hasta que quede fina (También podemos utilizar un pasapurés si ha quedado algún trocito)
Volvemos a meter las carrilleras en la cazuela y dejamos cocer unos diez minutos más todo junto.
Este plato se puede servir en el momento, aunque un día de reposo en el frigorífico le sienta muy pero que muy bien.

Si queremos hacer un plato un poco diferente y huir de lo clásico, podemos acompañarlo de puré de mango, que le dará al plato un sabor realmente especial:

PURÉ DE MANGO:

Es imprescindible que el mango que compremos sea firme y esté muy maduro, para que el sabor sea óptimo y evitar añadir azúcar al puré.
Una vez pelamos el mango, sacamos rodajas no muy gruesas y lo echamos en una sartén con un poco de mantequilla. Sofreímos las tajadas durante un par de minutos a fuego alto, removiéndolas con cuidado, y evitando que se queme.
Una vez bien rehogadas, las sacamos de la sartén y las batimos hasta conseguir un puré homogéneo y sin grumos.
Ya podemos acompañar la carne con este puré exótico que le dará a nuestro plato el toque especial que buscábamos.





4 comentarios:

  1. Supongo que la curiosidad de la que hablabas era mango, no? Me había imaginado de todo menos eso, jajaja! Estupenda receta, no sé cuando pero seguro que algún día me animo con ella (de momento aún me dura el empacho con las que hicimos a la Chimay!!). Saludos Iker!

    P.D. Flipo con las modas... Ahora resulta que las carrilleras están de moda... Alucinante!

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, la curiosidad era ese toque exótico que le hemos dado. Lo de que las carrilleras están de moda, yo creo que es más bien que es un plato relativamente fácil de preparar y muy agradecido, y la gente se está dando cuenta de ello de un tiempo a esta parte.

    ResponderEliminar
  3. OTRO PARA LA LISTA DE PRUEBAS CULINARIAS JEJEJE. GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya vas a tener tiempo de probar tanta cosa??? jeje

      Eliminar